´Compartiendo mis escritos:



Todo lo que comparto con Uds. atravez de historias, cuentos y experiencias vividas son tomadas de la"inspiración diaria" de lo que me va pasando. Cada personaje tiene algo de mí.



Tomen sólo lo que les sirva, y el resto: son sólo mis historias :). Ojalá les guste!!


Quienes deseen contactarme o enviarme un mail pueden hacerlo a: majo0001@hotmail.com Todas sus devoluciones me alientan y sirven para crecer. Abrazos!


lunes, 22 de julio de 2013

EL DESEO



-¿Quien sos?-
-Soy ama de casa, Reikista  y kinesióloga-
-No. Eso es lo que hacés. No quien sos-
-Repito la pregunta entonces. ¿Quién sos?-
-mmmm… No tengo idea!-

Entonces empezó a preguntarse quién era en realidad. Para qué estaba aquí. Cuál era su contribución al planeta, su don único para compartir… Y si realmente quería seguir identificándose con sus roles externos o ir más profundo y encontrarse de verdad.

La realidad es que en lo externo todo estaba mal. Su matrimonio iba en picada, su hija decidió irse a vivir sola después de una fuerte discusión que tuvieron, y en lo laboral acababa de cerrar un hermoso consultorio que había puesto haciendo un gran esfuerzo,  porque los costos de alquiler eran altísimos y no podía seguir afrontándolos.

Ella sentía que hasta este momento había dedicado su vida a “resolverle” los problemas a los otros. A ayudarlos a encontrar respuestas y caminos… Pero no podía encontrar el suyo. Se sentía perdida con demasiado conocimiento y respuestas automáticas que aparecían por defecto desde su cabeza –su ordenador decía en chiste-, pero allí, en su corazón: Ese era un verdadero misterio.

Ella recomendaba a todas sus clientas y amigas a escucharlo y seguir solamente su sabio consejo. Pero ella misma no podía conseguirlo.
Había días en los que se sentía verdaderamente vacía. Sola. Perdida. Su mundo entero estaba afuera, y se estaba desmoronando. Debía haber algo más, algo que verdaderamente pudiese hacer por Ella sin necesitar que todo aquello se acomode en el exterior. Eso ya lo había intentado. Y sabía que era imposible.
¿Entonces? ¿Estaba todo perdido?

-¿Cuál es tu mayor deseo?-le preguntó una amiga
-Ser feliz aún sin motivo. Sólo Por que sí-se escuchó contestando.
Esas palabras siguieron resonando adentro suyo. ¿Será posible? se preguntaba una y otra vez. Y si lo fuese, ¿qué podría hacer para alcanzarlo?

Se le ocurrió hacer una lista de cosas que la llevaran a cumplir su deseo:


-Tratar de estar presente en cada momento para hacer sólo aquellas cosas que me acercaran a mi deseo-
-Hacer elecciones que me hagan sentir bien en cada momento.
-No mentir ni siquiera en pequeñas cosas. En nada.
-No hacer aquellas cosas  que hago solamente para que me aprueben y me quieran.
-Ser fiel y honesta a mí misma. A mi querer y sentir de cada momento
-Mostrarme tal cual soy aunque me exponga a que me juzguen
-No juzgar a nadie ni hablar mal de otros. Tratar de que de mi boca sólo salgan palabras bonitas.
-Escuchar más, hablar menos.
-Tomar responsabilidad de todo lo que me pasa. Yo soy la que elijo bien o mal en cada momento. No hay culpables. Solo soy yo eligiendo bien o mal.
-Hacer las paces con todos los que me encuentro separada o peleada
-Perdonarme por los errores que cometí, enmendarlos si es posible y dejarlos atrás para siempre. No castigarme más por ellos.
-Amarme y aceptarme como soy. Con mis defectos y mis virtudes. Abrazarme. Felicitarme por mis logros.
-Enfocarme en la parte positiva de las cosas en vez de ver todo lo malo. Esto último solamente  me llena de bronca y tristeza y me produce una resistencia que me estanca.
-Dar amor. Sonreir.  Ayudar al que lo necesite. Compartir. Escuchar. Llevar alegría a donde vaya. Ser generosa. Estar más atenta en dar que a recibir. Hacer todas las cosas-especialmente las que no me gustan como limpiar la casa- desde ese espacio de dar, de contribuir en vez de enfocarme en la bronca de no tener el dinero para pagarle a alguien que lo haga por mí.
-Buscar un momento al día para frenar mi mente. Meditar. Aquietar mis pensamientos.
-Confiar en que hay un Dios que quiere lo mejor para mí. Y que todo lo que va apareciendo es para que pueda crecer y estar mejor. No resistirme a nada.
-Hacer ejercicio físico todos los días para mover la energía y mantener mi cuerpo en buen estado. Alimentarlo sanamente y a conciencia. Cuidarlo. Amarlo.



Hace un mes  que está poniendo en práctica esta lista y ya se siente mucho mejor. Por momentos no se le hace fácil. Pero Ella mantiene su deseo. Si se equivoca vuelve a empezar. Cada momento le da una nueva oportunidad. Dos pasos para adelante y uno para atrás. Sus logros la alientan. Sus momentos de paz en aumento le dicen que va por buen camino. Su foco está puesto en su deseo. No lo suelta. Es su único objetivo. Todo lo que hace en cada momento presente, es para cumplirlo!

Les mando un abrazo gigante. Que tengan unos días maravillosos!
Majo